Top

Tapas. ¿Se puede ir de tapas saludablemente? Ejemplo de tapas sanas

Para aprovechar los últimos días de calor, todo el mundo (sin excepción), suele salir más por ahí a tomar algo, a sentarse a una terraza, a comer unas tapas o a tomar el aperitivo… apurando al máximo el buen tiempo mientras esperamos a que llegue el otoño. Al convertir el tapeo o el tomar el aperitivo en una rutina, en algunos casos casi diaria, es importante que valoremos optar por elecciones lo más saludables posibles tanto a la hora de comer como de beber para que puedan encajar dentro de un contexto de alimentación saludable. Eso no quita que no nos relajemos y podamos darnos un capricho de vez en cuando, pero no debemos descuidar nuestros hábitos alimentarios durante todo el año.

¿Se puede ir de tapas de forma saludable? Sí, pero no siempre es fácil. No en todos los sitios nos ofrecerán opciones saludables. Además, en ocasiones, aunque el producto sea sano, su forma de preparación puede afectar a nuestra dieta: bañados en aceite, uso de grasas de peor calidad, acompañamiento de salsas con mucha grasa… Pero en este post tendremos algunas ideas clave para tomar tapas lo más saludable posible y, sin lugar a dudas, disfrutarlas.

La clave a la hora de elegir tapas o aperitivos es no abusar de los fritos y rebozados, de los frutos secos fritos con mucha sal y de las preparaciones complejas con salsas.

En cambio, tenemos una infinidad de opciones saludables que podemos escoger y disfrutar de una buena tapa o aperitivo:

  • Encurtidos: son bajísimos en calorías, además de una opción saludable y fácil de encontrar.
  • Aceitunas: las aceitunas son más altas en calorías, pero sus grasas son excelentes y es un alimento óptimo para calmar el apetito en una terraza.
  • Verduras y hortalizas: aunque puede sonar menos apetecible, unos pimientos verdes asados o pimientos de piquillo con anchoas o boquerones nunca fallan, además de ser una buenísima opción. También podemos pedir un buen tomate con aceite y sal o pico de gallo.
  • Marisco: mejillones, berberechos, navajas, anchoas, boquerones… Podemos consumirlos al natural, con limón, o con alguna salsa como el escabeche. Igualmente, la sepia, calamares sin rebozar, gambas o langostinos son opciones muy ligeras.
  • Pescado en conserva: atún, caballa, ventresca… Es más saludable consumirlos al natural o en aceite de oliva con un poco de pan, con pimiento de piquillo, tomate… Cada vez más habitual encontrarlos en las barras de los bares
  • Frutos secos: crudos o tostados sin sal.
  • Otros: garbanzos tostados, un poco de queso, un vasito de gazpacho… Son opciones buenas igualmente nutritivas y saludables que, además, podemos preparar en casa cómodamente cuando tengamos visita o picoteo con amigos.

 

Por ello, si nos animamos y las tapas o aperitivos los vamos a preparar en casa, tenemos multitud de opciones diferentes que raramente nos ofrecerán en un bar común. Aquí van algunas ideas sencillas y al gusto de todo el mundo:

  • Canapés de salmón ahumado con aguacate picado o con un poco de queso.
  • Edamames (vainas de soja) tostados o salteados con un poco de sal.
  • Palomitas de maíz sin grasas añadidas. Preferiblemente añadiremos la sal nosotros ya que suelen venir con muchísima cantidad.
  • Gazpacho casero: podemos hacer el convencional o hacerlo de sabores de frutas. Simplemente tenemos que añadir la mitad o 2/3 del tomate que añadiríamos al básico, y rellenar la diferencia con alguna fruta de temporada. Va muy bien con fresas, sandía o mango.
  • Granizado casero de frutas: si tenemos opción de picar hielo, un granizado de frutas o de limón siempre refresca y, además, nos ayuda a hidratarnos.
  • Hummus: hummus casero con aceite de oliva virgen con trocitos de pan integral o con crudités de verdura (zanahorias, apio, pepino en palitos…).
  • Queso batido 0%: con él podemos hacer un aperitivo proteico muy ligero si le añadimos una pizca de sal y especias como pimienta negra. También está delicioso con un chorrito de limón. Con él, podemos untar zanahorias peladas o palitos de verdura.
  • Y aunque no solemos pensar en las ensaladas como aperitivo, siempre son una buena opción; sobre todo si las acompañamos con fruta cortada, pescado o marisco en conserva, trocitos de jamón serrano… dándole un toque divertido y original.

 

¿Y la bebida?

La mejor bebida de elección siempre será el agua en sus múltiples versiones: agua con una rodaja de limón, agua con gas, limón, pepino o hierbabuena, agua de sabores natural (con frutas cortadas, menta…) Hay múltiples variedades para hacer del agua una más divertida y diferente. También podemos optar por cerveza sin alcohol, zumos naturales, tés, o infusiones. Si nos gusta la cerveza “tradicional”, con alcohol, ya sabes: es importante el consumo responsable y no sobrepasar lo que llamamos ‘ingesta moderada’: una o dos cañas al día para una mujer y dos o tres como máximo para un varón.

Pues ahora sí, ¡a disfrutar de unas tapas y aprovechar estos últimos días verano de forma consciente y saludable!

 

Escrito Por: Andrea Calderón.