Top

Platos típicos que no pueden faltar en Semana Santa

Se acerca la Semana Santa y, si bien no podemos prescindir de algunos platos típicos durante estas fechas, vamos a ver la versión más saludable de cada uno de ellos como sugerencia para probar este año.

 

Dentro de los platos tradicionales destacamos el potaje de garbanzos y espinacas (potaje de vigilia), la sopa de ajo del norte de la península o las patatas viudas, aunque según la región de la que hablemos hay muchos más. Además, debido a la tradición cristiana de no comer carne durante la Cuaresma, la mayoría de los platos típicos no llevan este alimento entre sus ingredientes. Por último, y por supuesto, como dulce no pueden faltar las características torrijas.

 

Potaje de garbanzos y espinacas:

 

Este es el plato más característico y, además, el más versionado, llevando gran variedad de ingredientes diferentes al gusto. Podemos hacer un potaje vegano, que solamente lleve los garbanzos con espinacas acompañados de ajo, cebolla, sal, pimentón y aceite de oliva virgen; o podemos añadir proteína animal como bacalao desalado, huevo cocido troceado, o un poco de cada uno. ¡Ambas opciones son muy saludables y completas! Es opcional añadir una rebanada de pan característica al guiso.

 

Sopa de ajo:

 

La sopa de ajo o sopa castellana es especialmente tradicional en Castilla y León. Anteriormente se empleaba como plato de madrugada tras las procesiones de Viernes Santo, aunque suele consumirse durante toda la semana. Los ingredientes principales que debería llevar son: pan duro o de los días anteriores, ajos picados, aceite de oliva virgen y pimentón. Mucha gente le añade otros ingredientes animales como huevo (que puede ser buena opción) y carne procesada, tipo chorizo o embutidos varios.

 

Patatas viudas:

 

Las patatas viudas son simplemente un guiso de patata con verduras que no incluye ni carne ni chorizo entre sus ingredientes, de ahí deriva el nombre de viudas. Pueden ser una buena opción por sí solas o complementarse con un segundo plato ligero. También son comunes las patatas a la importancia cuya receta es similar y además suele incluir huevo, pudiendo constituir un plato único completo. Ambos guisos pueden hacerse con aceite de oliva virgen de calidad y adicionando verduras y hortalizas al gusto: cebolla, ajo picado… completando un menú saludable.

 

TORRIJAS DE SEMANA SANTA:

 

Un obligatorio es probar las torrijas por las que mucha gente espera la llegada de estas fechas. Cada vez hay más versiones diferentes de la receta clásica de las torrijas para aligerarlas calóricamente, para hacerlas veganas, sin gluten… A continuación, una receta tradicional de torrijas en su versión mejorada nutricionalmente.

 

En un contexto de una dieta saludable y variada, recordemos que hay cabida para un capricho dulce como las torrijas. No hay contraindicación en incluir de vez en cuando dulces que nos gusten y tomarlo sin ningún remordimiento en una buena alimentación. Ahora bien, si elegimos prepararlos nosotros mismos, siempre podemos tener en cuenta una serie de consejos para escoger ingredientes más saludables en nuestra repostería casera y mejorar así su composición.

 

Ingredientes de las torrijas (para 12 aproximadamente):

 

Una barra de pan integral de trigo, mejor que el pan específico de torrijas. Siempre que podamos sustituir las harinas blancas o refinadas, sea del cereal que sea, por harina integral o de cereales de grano entero, mejor. Así, aumentaremos la cantidad de nutrientes como la fibra, vitaminas y minerales de la receta.
4 huevos
1 litro de leche entera o semidesnatada (o de bebida vegetal si lo preferimos, recomendable que sea sin azúcares añadidos).
Canela en rama/ en polvo
Un poco de cáscara de limón o de naranja rallada opcional
Miel cruda
Para freír las torrijas es preferible escoger aceite de oliva virgen o virgen extra. En segundo caso podemos optar por aceite de girasol alto oleico si creemos que el de oliva tiene un sabor demasiado fuerte para ese dulce o no contamos con él.

 

Preparación:

 

1. Cocemos la leche con la canela en rama y las ralladuras de limón y naranja si las hemos incluido. Así hasta hervir y después dejamos enfriar un poco.
2. Cortamos el pan en rebanadas y lo ponemos en un recipiente con la leche hasta que se empapen bien y lo absorban.
3. Batimos los huevos y rebozamos las rebanadas de pan.
4. Las freímos con aceite de oliva virgen/virgen extra.
5. Pasamos las torrijas por un plato con canela en polvo para que cojan más sabor.
6. Preparamos el almíbar. En este caso elegiremos miel cruda y agua como ingredientes. Ponemos en un cazo 5 cucharadas de miel y un vaso de agua y lo ponemos a hervir 10 minutos a fuego lento.

 

¿Y para endulzar?

 

Uno de los principales problemas de preparar dulces es cómo endulzarlos sin echar gran cantidad de azúcar. Lo primero aclarar que tanto el azúcar moreno, como el azúcar de caña integral, panela… son opciones similares al azúcar que no mejoran su composición y, además, son prácticamente todo azúcar en su composición (80-95% azúcar).

 

La mejor alternativa será utilizar productos naturales con un sabor dulce como canela en rama o en polvo, en todo caso miel cruda, frutas deshidratadas, pastas de frutas como dátiles o higos triturados etc. En su defecto, podemos combinar estas ideas con un aporte de azúcar añadido menor para contrarrestar. En las torrijas puede ser suficiente con la canela y miel cruda, pero en caso de querer añadir algo de azúcar, procuraremos que sea poca cantidad.

 

¡A disfrutar de los platos tradicionales de Semana Santa!

 

Escrito por: PROF. DR. JESÚS ROMÁN MARTÍNEZ.