Top
pincho saludable

Jornada intensiva. Disfruta de un pincho saludable al salir de la oficina.

¿Quedamos a comer a las 15:30? ¿a las 16:00 mejor? ¿o prefieres que nos tomemos algo rapidito a las 12:30? Estos interrogantes son los que tienen un mayor efecto ahora que, en casi todas las empresas se han impuesto la jornada intensiva donde la jornada laboral se acorta y tenemos toda la tarde libre para disfrutar de nuestro tiempo de ocio.

 

Es en estos días donde sentimos esa “obligación” de asumir una comida temprana (o tardía) que se ajuste al nuevo horario laboral de verano. Si lo que quieres es comer pronto debes buscar y anotar aquellos locales con un concepto de cocina “non stop” o “cocina abierta 24h”.

 

Si por el contrario lo que quieres es disfrutar de una buena terraza, no lo dudes, y recréate recorriendo todos aquellos locales con barras kilométricas llenas de pinchos que quitan el hipo. Es la excusa perfecta para reunirnos con nuestros amigos o con los compañeros de trabajo y disfrutar del abanico culinario tan apetecible que nos puede ofrecer nuestra ciudad.

 

A veces gratis con la caña o de pago, sofisticados o muy generosos, de cuchara, típico o innovador. En cuestión de pinchos, España se ha convertido en el motor de esta costumbre de gran referencia nacional pero también a nivel mundial.

 

¿Pero qué es un pincho? Su grafía en euskera es “pintxo” y está compuesto de una rebanada de pan sobre la que se coloca una pequeña porción de comida. Este nombre lo recibe porque, tradicionalmente se sujetaba la comida al pan con un palillo (aunque en la actualidad esta característica no es obligatoria, todavía se continúa haciendo porque siendo realistas, es práctico). Es muy similar a la tapa, pero con una única particularidad: la tapa suele ofrecerse gratuitamente en algunos bares al pedir la bebida. El pincho se pide por separado y suele ser un pelín más grande.

 

Eso sí, apuesta siempre por aquellos pinchos que tengan un valor nutricional correcto y dentro de una dieta y estilo de vida saludable. La felicidad es saber que mientras te estás cuidando de una manera sana, lo haces en buena compañía.

 

¡A disfrutar que ya queda menos para el final de las vacaciones!