Top

Entrantes y aperitivos para una comida de Navidad

Llegan las comidas y cenas de Navidad y uno de los puntos fuertes que no puede faltar son… ¡los aperitivos y los entrantes! No será la primera vez que más de uno queda tan saciado por abusar de los entrantes que ni siquiera come el plato principal. Una buena planificación del menú empezando por entrantes saludables, aperitivos menos calóricos, pero igualmente deliciosos, nos ayudarán a equilibrar las comidas navideñas.

 

Si los pensamos con suficiente antelación, podemos evitar recurrir a aperitivos que ya bien preparados y a menudo son ricos en calorías. Además, tenemos que plantearnos la cantidad final que queremos hacer. Es muy habitual preparar para muchos más comensales que los que realmente habrá, lo que hace que todos coman mayor cantidad al final por no dejarlo. También como no solemos servir los aperitivos en el plato, sino que vamos cogiendo de una y otra bandeja, es más difícil controlar cuanto he comido realmente.

 

A continuación, vamos a plantear una serie de ideas de aperitivos y entrantes saludables adaptados a todos los gustos, y además en general, sencillos de preparar por si vamos con prisas:

 

  • Encurtidos: los encurtidos siempre son buena opción y bajita en calorías: pepinillos, cebolletas, etcétera.
  • Marisco: el marisco es en general bajo en calorías y una opción muy acertada. Podemos poner tanto latas de mejillones, calamares en su tinta, berberechos, navajas o zamburiñas con un chorrito de zumo de limón. También gambas y langostinos a la plancha, o marisco al gusto.
  • Pulpo con pimentón y un poco de patata cocida.
  • Hummus. Es una alternativa estupenda a otras salsas grasas y además puede untarse con palitos de zanahoria, apio o pepino.
  • Guacamole casero. Se hace en un momento y puede untarse con crudités de verduras como el hummus.
  • Rodajas de tomate con mozzarella por encima y orégano.
  • Canapés: preferiblemente de pan integral si es posible. Podemos rellenarlos de opciones ligeras como:
    • Un poco de salmón o bacalao ahumado.
    • Queso fresco batido desgrasado con un fruto rojo desecado por encima o un trocito de nuez.
    • Patés vegetales caseros.
    • De gulas y gambas al ajillo.
    • Con guacamole y tomate en rodajas.
    • Con un poco de pesto casero y taquitos de jamón serrano.
  • Un entrante de melón con jamón serrano para compartir.
  • Champiñones rellenos de gambas y calabacín.
  • Carpaccio de champiñones con limón y ajo, y picadito de algún fruto seco por encima.
  • Parrillada de verduras para picotear o para poner en tostadas de pan integral, solas o con un poco de queso gratinado por encima.
  • Chips de verduras y hortalizas: podemos hornear verduras cortadas en láminas muy finas para que queden crujientes. Las que mejor encajan son: remolacha, patata, batata y zanahoria.

 

Las verduras y hortalizas deben primar en los entrantes, acompañadas de otras opciones como salsas caseras (hummus o guacamole), queso, en tostada… de tal forma que reducirá muchísimo el aporte calórico de los entrantes, además de aportar saciedad.

 

Y como opción base que debería haber en todas las mesas… ¡Una original ensalada! Las ensaladas pueden dar mucho juego como entrante ya que se pueden hacer de muchísimas maneras y añadir infinidad de ingredientes dulces, salados…

 

La idea es que las hortalizas sean la base de las ensaladas y los ingredientes principales: lechuga, canónigos, espinacas, tomate, zanahoria, apio, remolacha, pimientos, ajo, cebolla, rabanitos… Podemos combinarlas como queramos y luego añadir otro tipo de ingredientes: proteína animal, salsas caseras, queso, frutas… Además, podríamos utilizarlas como primer plato si preferimos en lugar de como entrante, aumentando la ración por comensal.

 

Apuntamos algunas ideas:

 

  • Ensalada de gulas y champiñones con tomates secos
  • Ensalada verde con tomate, pepino, zanahoria y con gambas y gulas
  • Ensalada con queso feta y granada
  • Ensalada con trocitos de fresas, nueces y queso de cabra
  • Ensalada con frutos rojos frescos y salsa de yogur casera
  • Ensalada con naranja y picadito de frutos secos
  • Ensalada templada con calamares sin rebozar
  • Ensalada con melocotón y frutos secos o semillas tostadas de sésamo
  • Salpicón de marisco con mejillones, langostinos cocidos, pulpo…

 

Por último, todos estos aperitivos se podrían acompañar con una bebida fermentada, como la cerveza, consumida siempre con moderación. Este tipo de bebidas aportan vitaminas, nutrientes y antioxidantes y su aporte calórico es inferior al de otras bebidas como las destiladas. Por ejemplo, acompañar la cena con una caña tan solo incrementa en 80 kcal el aporte calórico y, si se trata de cerveza sin alcohol, éste se reduce a 30 kcal.

 

Es importante recordar que los beneficios para la salud de las bebidas fermentadas desaparecen si se realiza un consumo abusivo, por lo que siempre debemos mantener la ingesta dentro de los límites del consumo moderado (1-2 cañas al día para las mujeres y 2-3 para los hombres)

 

¡A planificar el menú navideño!

 

Idea de chips de verduras: zanahoria, patata, boniato o batata y remolacha

Hacer láminas finas de todas las verduras o tubérculos. Si tienes un pelador o cortador ahorrarás tiempo, pero se puede con un cuchillo. Después, las colocamos en una bandeja para horno (habiendo puesto papel para horno antes), procurando que no estén muy pegadas entre sí. Les echamos un poquito de aceite de oliva virgen y especias al gusto, por ejemplo, nuez moscada, un poco de pimienta negra… Y los metemos al horno entre 12-18 minutos (cuidado que se queman rápido). Cuando los veamos suficientemente deshidratados, los sacamos del horno y dejamos reposar un rato. ¡A disfrutarlos!

 

Jesús Román