Top

El cupcake perfecto del verano

No hay nada que me guste más en verano que merendar unos cupcakes de Cerveza negra con Chocolate. Su sabor es chispeante, diferente al resto de los cupcakes «habituales», y la crema de queso le aporta un toque ácido que combina perfectamente con la profundidad del chocolate y el suave amargor de la cerveza. Sin duda, es un acierto seguro cuando de Cupcakes de trata. La receta es muy sencilla, ¡perfecta para principiantes!

 

  • 125 ml de cerveza negra tipo Stout
  • 125 gr de mantequilla sin sal
  • 40 gr de cacao en polvo sin azúcar
  • 200 gr de azúcar
  • 1 huevos
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 60 ml de leche
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • 140 de harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato de soda
  • 1/4 cucharadita de levadura

Para la crema

  • 120 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 300 g de azúcar glas
  • 125 g de queso cremoso de untar

Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos las cápsulas de cupcakes en la bandeja.
Mezclamos la leche con el zumo de limón y dejamos reposar entre 5 y 10 minutos.
En un cazo, calentamos la cerveza fuego lento junto a la mantequilla hasta que ésta se derrita. Retiramos del fuego y añadimos azúcar y cacao, revolviendo hasta que se disuelvan.
En otro bol, batimos los huevos con el extracto de vainilla y la leche, y a continuación lo añadimos a la mezcla anterior. Finalmente, tamizamos juntos la harina, levadura y bicarbonato. A continuación, le añadimos la mezcla previa, batiendo hasta que todos los ingredientes estén incorporados.
Echamos 1 cucharada de masa en cada cápsula (yo uso la cuchara de helado de 49mm de diámetro). Nunca hemos de llenarlas más de 2/3. Horneamos 20-22 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salgan unas poquitas migas (muy poquitas) pegadas. Dejamos templar en el molde y luego sobre una rejilla.

 
Para preparar la crema tamizamos el azúcar glas. A continuación, lo batimos con la mantequilla a velocidad máxima hasta que se integre. Añadimos el queso, que ha de estar frío, y batimos, primero a velocidad baja y luego aumentando la velocidad hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. Cuanto más batamos, mayor consistencia tendrá la crema. La usamos para decorar los cupcakes usando una manga pastelera. Finalizamos la decoración con un mini pretzel.

 

¡Y A DISFRUTAR DEL VERANO!

 

Alma Cupcakes