Top

Chotis, chulapos y platos castizos… ¡Celebramos San Isidro!

Esta semana celebramos San Isidro, patrón de los madrileños. Por ello, os traemos los platos típicos que no pueden faltar estos días en nuestras mesas: desde los más contundentes, a los más “raros” y, obviamente, pasando por postre. Todos ellos castizos y todos ellos propios de San Isidro.

 

Cocido madrileño

 

El potaje preferido por la capital. Un plato contundente que nos dará la energía necesaria para disfrutar de estas fiestas. Además de garbanzos, el cocido madrileño suele llevar gallina, tocino, carne, huevo, miga de pan y verduras como las acelgas, la col y los cardos.

 

Casquería

 

Si nos damos un paseo por la pradera de San Isidro, podremos disfrutar de los numerosos puestos repletos de platos típicos de casquería como los entresijos y gallinejas, pero… ¿Sabemos que son exactamente?

 

A pesar de que a simple vista no parecen muy apetitosos, son considerados un manjar siempre y cuando estén bien elaborados. La costumbre es comer

 

las gallinejas y entresijos bien fritos, muy calientes y acompañados de patatas fritas, todo en un mismo recipiente que, normalmente, es un sencillo cucurucho.

  • Entresijos: también conocidas como mollejas. Siempre de cordero lechal y fritas en su propia grasa. Un bocado delicioso y crujiente que estamos seguros de que te sorprenderá.
  • Gallinejas: o lo que es lo mismo, las tripas e intestinos del cordero lechal, uno de los platos más castizos de la capital.

 

Bocata de calamares

 

¿Quién no ha probado nunca esta delicia? Si vienes a Madrid es casi una parada obligatoria comerse un bocadillo de calamares. El calamar se trata de un pescado sin espinas que, bien frito junto con un pan crujiente, crea una combinación espectacular.

 

Rosquillas de San Isidro

 

Estas rosquillas son el dulce por excelencia de estas fiestas. Hay cuatro tipos de rosquillas diferentes: las tontas, que no llevan nada por encima, las listas, cubiertas con una mezcla de azúcar, zumo de limón y yema, las de Santa Clara, que van cubiertas con merengue seco y las francesas, rematadas con almendra picada. Todas ellas igual de típicas y tradicionales.

 

Barquillos

 

Cuando pensamos en Madrid y su fiesta, seguro que se nos viene a la mente un barquillero vestido de chulapo. Y es que no hay una imagen más típica que esta. Además, es probable que los más mayores recuerdan aquello de “Al rico barquillo de canela para el nene y la nena, son de coco y valen poco, son de menta y alimenta, de vainilla qué maravilla. ¡Y de limón, qué ricos, qué ricos, qué ricos que son!”.

 

¡¡Feliz San Isidro Madrileños!!