Top

BEBIDAS SALUDABLES PARA ACOMPAÑAR LAS COMIDAS NAVIDEÑAS

Uno de los principales puntos débiles de las comidas y cenas de Navidad es ¿qué puedo beber? Normalmente en este tipo de celebraciones no se opta por el agua, aunque como bien sabemos, debe ser la principal bebida de elección en cualquier contexto dietético. O en todo caso, el agua es el acompañante para saciarnos la sed o si la comida tenía mucha sal, pero no la bebida que prima en las mesas.

 

Podemos optar por una gran variedad de bebidas saludables diferentes al agua, que aporten sabor y un toque diferente al de una comida convencional. Aunque escojamos la que escojamos, se recomienda que el agua se encuentre siempre en la mesa a mano de todo el mundo y que también se beba agua durante la comida. Además de que es la bebida que mejor nos va a quitar la sed, nos ayudará a mantenernos hidratados pese a que nuestra bebida de elección sea otra.

 

Si nos parece bien tomar agua, pero queremos que sea algo diferente al agua convencional de grifo, aquí algunas ideas:

  • Agua con gas: es una alternativa estupenda y saludable que da un toque de burbujas. Puede ponerse una rodaja de limón o incluso de alguna otra hortaliza como pepino para darle más sabor. El único inconveniente que podría presentar es que, si sufres problemas de gases, quizás no sea tu mejor opción.
  • Agua de sabores:
    • Para hacer agua de sabores sólo tienes que trocear una o varias frutas que quieras y echarlas a una jarra grande de agua (echa bastante cantidad para que tenga sabor, unas 2 piezas al menos por jarra). Déjalo varias horas en la nevera, entre 5-6, y ya estará lista. Por ejemplo, encaja muy bien con: piña, sandía, melón, fresas… Puedes dar un toque extra exprimiendo unas gotas de alguna fruta o de limón, o alguna especia como canela.
    • Agua de mango lima y albahaca
    • Agua de pepino y limón
    • Agua de manzana con coco deshidratado en escamas…
  • Limonada casera:
    • La proporción sería de 2 limones por litro de agua, y como consejo, añadir la ralladura de alguno de ellos. Se puede añadir algún edulcorante y bastante hielo para que sea refrescante. Sin nada tendrá un sabor demasiado ácido y no será del agrado de los comensales.
  • Si no es agua lo que decidimos tomar:
    • Si consumimos vino o cerveza con alcohol en la comida, moderar el consumo a no más de 2-3 vasos de 100 ml en varones y 1-2 en mujeres. Acompañarlo con agua siempre a mano para hidratarnos.
    • Si nos gusta la cerveza, también tenemos la opción de tomarla sin alcohol. Al ser elaborada de la misma forma que la cerveza tradicional, contiene los mismos componentes nutricionales, por lo que la cerveza sin alcohol es altamente hidratante, de muy bajo contenido calórico y puede formar parte de una dieta equilibrada, ya que aporta vitamina B (especialmente ácido fólico), fibra, minerales (silicio, calcio, potasio y magnesio) y antioxidantes naturales.

 

También podemos introducir algún batido o granizado de frutas de postre que sentará bien tras una comida copiosa, nos hidratará y nos saciará, además de aportarnos un toque dulce. Algunos ejemplos podrían ser:

  • Granizado de fruta: de sandía, de frutos rojos, de limón, de sandía, de melón, de kiwi…
  • Batido de frutas: puede ser un buen postre fresco y dulce. Para ello, podemos hacer un batido de una pieza y media de fruta por persona, o mezclar varias frutas y servir un pequeño a cada comensal. Aquí algunas ideas:
    • Fresas y plátano: puede ponerse un poco de yogur o de leche
    • Melocotón con naranja y zanahoria
    • Arándanos y uvas
    • A estos batidos se les puede añadir canela, esencia de vainilla o nuez moscada, e incluso frutos secos muy picados para darle un toque diferente.

 

Jesús Román
Presidente de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA)